FANDOM


Yume Nikki novel 10

Estás soñando otra vez.
Parte 1 - Tú

Capítulo 1 - Una pequeña habitaciónEditar

Tú estás de pie en una pequeña habitación.
Sin hacer el menor ruido, en este cuarto oscuro, solitario y pequeño……
Simplemente estas de pie, ausente, como si aún no hubieras aprendido a moverte.

Con tus trenzas infantiles.
Con tu ropa, que comparte el color de unas tripas muy frescas.
Con la cabeza baja, haciendo difícil poder ver tu cara.

Comienzas a mover tus dedos, un poco, como si estuvieras temblando. Giras la cabeza, un lento movimiento por el miedo. Tomas unos pocos pasos, caminando torpemente. Entonces, miras a tu alrededor. Como un bebé que acaba de nacer.

Pronto, empiezas a investigar el espacio que te rodea, ganando algo de confianza.
Aproximándote a todo lo que llama tu atención, sintiéndolo, acercando tu rostro, como cerciorándote de su gusto y olfato.
Es como si esperaras una historia increíblemente divertida e interesante para empezar aquí.
Como si estuvieras convencida de que tus acciones podrían conducir a algún tipo de reacción.

Pero a pesar de que caminas y te mueves por los alrededores, no tienes ninguna influencia en el entorno. Nada cambia, como si no estuvieras viva.

¿No es igual a estar en un sueño?
¿No es igual a estar en un sueño?

Comienzas a caminar con una nueva determinación, centras tu búsqueda en algo, en algún tipo de propósito. Puedes caminar, y caminar…
Te pareces a un malvado fantasma obsesionado con esta pequeña habitación.

Eventualmente, te encuentras con una puerta de cristal que aparenta conducir fuera de aquí. Como si te pararas frente a ella, sigues observando hacía atrás a la habitación, insegura. Luego, con cierta resistencia, colocas tu mano en la superficie de la puerta.
Y pasas por la puerta de cristal sin ningún problema al abrirla, hacía el exterior.

Pero ––

Este lugar también está vacío.
Es solamente un porche estrecho que únicamente lleva de nuevo a la pequeña habitación.
No hay nada. Ni siquiera plantas donde un pajarito pueda descansar sus alas. Esta completamente desierta. Muerta.

Apenas hay signos de que alguien alguna vez residió aquí. Sólo esta lo mínimo e indispensable: una tubería de agua, una unidad exterior de aire acondicionado y un plantador vació, parece como si el anterior habitante se hubiera levantado abruptamente y huyera con miedo una noche, abandonándolo todo antes de poder tener la oportunidad de hacer algo.

Caminas hasta la barandilla y miras atrás hacía la pequeña habitación en la que estabas hace un momento. Es un complejo de apartamento alto pero estrecho -- o eso parece. Es difícil evaluar su altura desde donde estás parada, y no hay ningún otro edificio a la vista. De hecho, no hay nada en absoluto en los alrededores.

Una espesa y pastosa nube cuelga del cielo, casi impenetrable para la brillante luz de la luna. Por fin pareces darte cuenta de que este no es el ‘exterior’. El ‘exterior’ se supone que es libre y brillante, un mundo con muchas cosas a las que esperar… Pero esta terraza se ve como el paisaje mental que uno tendría cuando se siente deprimido. Las nubes y el pasamanos crean una sensación enigmática de la desesperanza, como si todo estuviera separado del mundo exterior, encerrado.

Una repentina sensación sofocante se alza en tu garganta, y para alejarte de ella, corres de nuevo a la habitación.

Tienes tus ojos entrecerrados, como si estuvieras extremadamente molesta acerca de que hay o no un sentido en la habitación, o simplemente estás aburrida de todo.

La alfombra tiene un extraño, diseño vivo, como pedazos de carne humana que han sido arrancados y cocidos juntos. Te quedas mirando esa alegre cara en la alfombra que aparenta estar burlándose, como si esperara iniciar una conversación. Pero, por supuesto, nada sucede.

Todo está lleno de nada.

Un terriblemente anticuado televisor de tubo marca Braun. Una máquina de juegos que ni siquiera puede ser usada ociosamente para perder el tiempo, porque solo tiene, un juego muy simple. Cojines, esparcidos por el suelo al tuntún, sin embargo nunca hubo invitados que los usaran. Un estante con libros dispuestos ordenadamente, justo de tu altura. ¿Sabes alinearlos por ti misma? Pero el polvo se acumula y los títulos se encuentran borrosos y no se pueden leer.

Un diario, colocado sobre un escritorio simple que bien podría ser usado para una sala de interrogatorios.

Y eso es una terriblemente fascinante cama blanda.

Vagas hacía la cama, pero encuentras la puerta de la habitación en tu camino. Tus movimientos son torpes. Como si tuvieras miedo a algo. Te acercas con dificultad a la puerta, y la tocas con la mano. Inmediatamente te inundan las náuseas, y mueves tu cabeza hacia abajo, sacudiéndola sin esperanzas.
No puedes salir –– ¿O tal vez no quieres?

Te diriges a la cama, es el único escape que te queda. No queda nada más que hacer en esta solitaria, aburrida habitación. Así que tal vez, por lo menos, puedas encontrar un poco más de libertar en el mundo de los sueños. Te arrastras en la cama con la misma ropa que llevas puesta, y tiras de las mantas por encima de tu cabeza.
De esta manera, puedes proteger tus ojos de cualquier cosa.

–– Te quedas dormida en tan sólo tres segundos.



< Ilustraciones   Yume Nikki - I'm not in your dream   Capítulo 02 >

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.